REQUIERE UNA GRAN TÉCNICA

Hasan Kale, el Miguel Ángel de la pintura en miniatura

Hasan Kale es capaz de dibujar con sus pinceles la famosa torre Galata de Estambul en una pipa de calabaza y pintar la luna llena en una chapa de refreso. Aguanta la respiración largo rato para dibujar la catedral de Santa Sofía en una muela, o el estrecho del Bósforo en un pintalabios. Incluso la cara de Dalí en la cabeza de una cerilla.

Publicidad

Publicidad