Halloween 2020: ¿Por qué sentimos miedo?

Publicidad

Miedo

Halloween 2020: ¿Por qué sentimos miedo?

Si el miedo es una reacción natural a una amenaza, ¿por qué a veces disfrutamos sintiéndolo?

Debido a la pandemia causada por el coronavirus, el plan de muchas personas este Halloween 2020 será ver películas de terror en su casa. De hecho, ya hay gente que tiene un planning para hacer una maratón la noche del 31 de octubre. Pero, ¿por qué el miedo puede llegar a enganchar?

Todas las personas tienen miedo ante riesgos reales o imaginarios. Por ejemplo, el miedo a la muerte o a contraer enfermedades es el más extendido. Pero luego existen otros miedos que nos afectan en mayor o menor medida dependiendo de la personalidad de cada uno. Es evidente que todos los miedos no son iguales y no todos los humanos reaccionan igual ante el mismo problema. Por ello, en este Halloween 2020 vamos a ahondar en esta sensación de angustia tan querida y odiada a la vez.

¿Por qué sentimos miedo y por qué puede ser adictivo?

El miedo es una reacción fisiológica y psicológica ante la percepción de un peligro, ya sea real o imaginario. ¡La mente es poderosa!

Al sentir miedo, nuestro organismo segrega adrenalina y testosterona, hormonas que nos proporcionan placer, e incluso adicción. Por este motivo, muchas personas disfrutan viendo películas de terror, practicando alguna actividad extrema o pasando miedo en parques de atracciones, como sucederá en este Halloween 2020.

Al ver películas de terror, pasamos por un momento llamado “miedo artificial”, es decir, este miedo no es real, por lo que saldremos completamente ilesos. En este sentido, nuestro cerebro obtendrá sensaciones placenteras porque se estimularán los centros de recompensa, además de segregar adrenalina, dopamina y oxitocina.

¿Cómo actúa nuestro cuerpo ante el miedo?

El miedo está controlado por el sistema límbico, es decir, el responsable de desencadenar en el cuerpo una serie de reacciones que responden al instinto de supervivencia. De esta forma, podemos decir que el miedo asegurará que se produzcan las respuestas corporales necesarias para el triunfo ante una determinada situación de riesgo.

Cuando sentimos miedo, nuestro cerebro se hiperactiva, por ejemplo las pupilas y los bronquios se dilatan y se acelera la respiración. Asimismo, se incrementa la frecuencia cardiaca y la presión arterial, así como el flujo de glucosa a los músculos . Por eso, hay personas que han fallecido de un infarto al ver secuencias espeluznantes en películas de terror.

También se incrementa la sudoración, la paralización del cuerpo, la sordera parcial, la visión de túnel, la sequedad bucal o la alteración de la percepción.

Al activarse todos estos mecanismos, también se reducen o inhiben otras funciones no necesarias en ese momento para el cuerpo humano, como puede ser la digestión. Todo ello con un objetivo concreto: preparar el cuerpo para una situación de huida o ataque. Curioso, ¿verdad?

Si quieres vivir en primera persona esta sensación de miedo, nada como pasar la Noche de los Muertos viendo cine de terror o experimentando sensaciones terroríficas. ¡Comprobarás todas estas reacciones en tu cuerpo al ver o sentir secuencias aterradoras!

Publicidad