El difunto diseñador Karl Lagerfeld ha dejado a su gata Choupette la mayor parte de su fortuna, un total de 200 millones de dólares (176 millones de euros). El diseñador alemán, que fue el director creativo de Chanel y Fendi, falleció en París el pasado martes a los 85 años.

Lagerfeld ya aseguró a una revista francesa el año pasado que había nombrado a su gata como uno de los herederos principales de su patrimonio. En la entrevista, dijo que Choupette estaba en su testamento, "entre otros". Pero agregó: "No te preocupes, hay suficiente para todos".

El diseñador ya había expresado su deseo de ser incinerado sin celebrar ninguna ceremonia y que sus restos fueran depositados en la tumba de su madre. Además pidió que, al morir Choupette, la llevaran a descansar junto a él.

Choupette ya tiene una fortuna sustancial en su nombre, ya que ha ganado tres millones de dólares ( 2,6 millones de euros) haciendo publicidad para una empresa de automóviles alemana y una marca de cosméticos japonesa con Lagerfeld, según publica la BBC. Choupette tiene sus propias cuentas de Twitter e Instagram, donde ha publicado un tributo al diseñador.

 

El diseñador también reveló que había contratado a dos criadas para cuidar del animal que, según contaba, tiene "cuatro platos diferentes preparados para ella" cada día "servidos en tazones fabulosos".