148

Publicidad

Reyes Magos

El origen de la festividad de los Reyes Magos: ¿Por qué se celebra el 6 de enero?

El día de Reyes Reyes es sin duda uno de los que más ilusión despierta entre los niños, pero ¿qué se celebra realmente el 6 de enero?

El Día de Reyes es uno de los más esperados por niños y padres. La llegada de los Reyes Magos de Oriente es uno de los eventos más esperados del año. La noche del 5 de enero está llena de nervios, intrigas y muchas preguntas.

¿Qué se celebra el Día de Reyes?

La historia de los Reyes Magos es muy popular. En el Nuevo Testamento se cuenta cómo tres sabios procedentes de Oriente llegaron a Belén a adorar al Mesías. En señal de devoción le ofrecieron oro, incienso y mirra. Tres materiales apreciados y utilizados por la comunidad judía.

Así las cosas, se puede decir que sabiendo esta historia lo que realmente se celebra el 6 de enero es la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo.

El día de Reyes, la sustitución de una fiesta pagana

El 6 de enero era un día utilizado para la conmemoración de la ‘fiesta de la Luz’. En esta celebración se recordaba el nacimiento del Sol y se celebra el sexto día del año desde tiempos inmemoriales en regiones de Oriente, pero con un sentido pagano. En Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía hacia el 6 de enero.

¿Por qué se hacen regalos el Día de Reyes?

El día de Reyes es siempre una jornada festiva en la que es costumbre hacer regalos a los niños en recuerdo a los presentes que llevaron los Reyes Magos a Jesús (oro, incienso y mirra). Además, las escrituras cuentan cómo estos tres sabios llegaron a Belén siguiendo el rastro de una estrella.

¿Por qué se celebra el 6 de enero?

Con el tiempo, en países de tradición católica, se adoptó la costumbre de celebrar al mismo tiempo el día de la Epifanía y la festividad de los Reyes Magos, conjugándose así la manifestación de Jesús al mundo no judío con la fiesta de estos personajes que representaban justamente ese mundo de gentiles.

Publicidad