Fin de año

Diez alternativas a las uvas en Nochevieja fáciles de comer

Si eres de los que lo pasa mal tomando las uvas de la suerte en Nochevieja, bien porque no te gustan o porque no las das tragado todas durante las campanadas, te damos varias alternativas para que comiences el nuevo año con buen sabor de boca y sin sustos.

Diez alternativas a las uvas en Nochevieja fáciles de comer

Istock Diez alternativas a las uvas en Nochevieja fáciles de comer

Publicidad

Comer las doce uvas de la suerte al compás de las campanadas es una de las tradiciones más arraigadas de Nochevieja. Millones de personas en España cumplen este ritual para que la fortuna y la prosperidad las acompañe en el nuevo año que tienen por delante. Entre familia o amigos, es costumbre, ya cerca de medianoche, agarrar esa ración de 12 uvas previamente preparada para comerlas juntos tras la última cena del año.

Este es un momento en el que, habitualmente, se mezclan sensaciones: por un lado hay cierta tensión por estar alerta de la bajada del carrillón y diferenciar los cuartos de las campanadas; por otro, también hay cierta emoción al pensar en los deseos que pediremos por cada una de esas doce uvas y por hacer repaso a lo que ha dado de sí el año que se deja atrás. Con la vista puesta en el año siguiente, también este es un momento de diversión para muchos, ya que, a veces, tragar las doce uvas, una tras otra, supone todo un reto. Y es que, además, no importa la edad que tengas: si no te gustan las uvas, no te gustan.

Por ello, el ritual de las doce uvas no es el de los preferidos para aquellos a los que no les agrada esta fruta, pero tampoco para aquellas personas que tienen cierta dificultad para tragarlas todas en el breve rato que duran las campanadas. Ya sea por dificultades para masticar o por miedo al atragantamiento, tienes que saber que cada vez son más las personas que optan por buscar una alternativa a las uvas nochevieja que sea más fácil de comer. Sea cual sea la razón por la que no eres partidario de las uvas de fin de año, a continuación te damos varias ideas para que cumplas con la tradición, pero sin pasar ese mal trago.

Sustitutos de las uvas para todos los gustos

Ya quedan pocas horas para despedir al 2021 y puede que ya te hayas hecho con un puñado de uvas para el último día del año, incluso si estás disfrutando de un plan especial en Nochevieja. Pero, ¿has tenido en cuenta a todos los comensales? En ocasiones, los peques de la casa son los más reacios a comer las uvas, aunque les haga gracia el ritual en sí mismo. También, si son muy pequeños, comer las uvas con piel, pepitas y tan rápido, puede ser peligroso para ellos. Recuerda que, en estos casos, siempre hay una alternativa para tener a todos contentos.

Si no te lo crees, echa un vistazo a la siguiente lista de sugerencias de alimentos con los que puedes sustituir a las uvas, más ricos en sabor para algunos o incluso más fáciles de masticar e ingerir que las uvas. Si no te puede la superstición de comer las uvas de la suerte sí o sí para dar la bienvenida al 2022, prueba con estas alternativas. Aún estás a tiempo de hacerte con alguna de ellas o seguro que tienes alguna ya por casa.

1. Gominolas

Una de las alternativas más populares y preferidas por grandes y pequeños para las uvas de fin de año son las gominolas. Tras la cena y antes del tradicional brindis de año nuevo con cava o sidra, esta nota dulce es ideal, ya que podrás consumirla en cualquiera de sus múltiples formas y sabores. Lo importante, en definitiva, es que escojas gominolas de un tamaño reducido para poder comer las doce, disfrutando de su sabor y sin empachos. Además, ¿sabías que existen uvas de gominola?

2. Lacasitos o conguitos

Si eres de aquellas personas golosas a las que les pierde el chocolate, sustituir las uvas por doce lacasitos o conguitos puede ser la opción más adecuada para ti. Su pequeño tamaño y su dulce sabor es una alternativa estupenda para los más pequeños de la casa. Además, el variado color de los lacasitos resulta algo muy divertido para ellos, por lo que disfrutarán del momento aún más.

3. Almendras u otro fruto seco

Si, sin embargo, eres más de salado, siempre puedes optar por comer doce piezas de tu fruto seco preferido. La lista para elegir es larga, ya que cuentas con opciones como las almendras, los cacahuetes, los pistachos o las nueces, entre otros. La única ‘pega’ es que su toque salado puede darte mucha sed si la cena también ha tenido carga de sal. De todas formas, el cava o la sidra posterior seguro que te ayudan a mitigarla.

4. Aceitunas o palomitas

Aunque suene más a posible alimento de aperitivo, las palomitas, y sobre todo las aceitunas, son una opción muy recurrida como alternativa a las uvas en fin de año. Como recomendación te recordamos que te debes fijar en si las olivas llevan hueso, ya que, en ese caso, no será fácil comerlas. Ya sea sin relleno o con él (jamón serrano, queso, pimiento…) es una opción ideal para sustituir las uvas y acabar el año con un genial sabor de boca. Y, en el caso de elegir palomitas, estas pueden ser dulces o saladas, así que ¡es una opción válida para todos los paladares!

5. Arándanos o frambuesas

Con su toque rojizo, tanto los arándanos como las frambuesas o moras, son una fruta ideal para esta ocasión. Su color transmite esperanza y deseos de prosperidad en el amor, mientras que su pequeño tamaño y su textura tierna hace que sea una opción muy fácilmente masticable y tragable.

6. Cereales

Aunque de primeras no parezca una opción muy llamativa, piensa que hay casi tantas variedades de cereales como puedas imaginar y no necesariamente tienen que ser de aquellos que asocies a una ‘dieta’. Sean del tipo que sean, por lo general, son muy fáciles de digerir y es una opción ligera si ya te sientes medio empachado y aún necesitas ‘dejar hueco’ para los postres o típicos dulces navideños.

7. Gajos de mandarina

Una opción tan sabrosa como saludable es la de comer doce gajos de mandarina. Siempre que no sean muy grandes y estén limpios y sin semillas, esta alternativa a las uvas de fin de año es muy digestiva y te ayudará a refrescarte antes del brindis y la ingesta de dulces.

8. Granos de maíz

Otra alternativa fantástica a las uvas de Nochevieja es la de optar por tomar doce granos de maíz. Pero ojo, no nos referimos al maíz natural o en forma de palomita, al que ya hemos hecho mención antes, si no al grano cocido, ya que de esta forma se ablandará y será mucho más fácil de masticar. Por lo tanto, esta opción requiere de una preparación previa ya que tendrás que cocer (aunque pierdan algo de dulzor) previamente los granos que quieras consumir.

9. Piña

Similar a la opción de los gajos de mandarina es la de comer doce trozos de piña: muy saludable a la par que digestiva y refrescante. Puedes consumir tanto piña en almíbar como piña natural. Si escoges esta última variante, asegúrate de librar los trozos de posibles pepitas para que estos sean más fáciles de ingerir. Si eres más de melocotón, también es una buena idea cortar doce trocitos. Además, ¿has probado a mezclar su jugo con el vino que te queda en el vaso de la cena? ¡No te resistirás a su delicioso sabor!

10. Lentejas o garbanzos

Sí, como lo estás leyendo, las legumbres como las lentejas o los garbanzos también pueden sustituir a las uvas de la suerte. Además de ser muy nutritivas, las lentejas son las protagonistas en las tradiciones y rituales de fin de año de países como Italia, donde en Nochevieja se cena un plato de lentejas, ya que las relacionan con la buena suerte. En este caso, podría hacerse una adaptación, ya que, aunque no las cenes, puedes tener doce lentejas cocidas preparadas para tomarlas con cada una de las campanadas de fin de año.

Publicidad