Día del Correo 2020: ¿Por qué deberías volver a escribir cartas?

Publicidad

Día del Correo

Día del Correo 2020: ¿Por qué deberías volver a escribir cartas?

El servicio de correos intenta adaptarse a una nueva era en el que las cartas han quedado en desuso y se imponen los correos electrónicos. Solo los más románticos mantienen la tradición de enviar postales en vez de publicar sus fotos en Instagram. Hoy, Día del Correo, te contamos por qué deberías volver a escribir cartas.

El 9 de octubre de 1874 se fundó la Universal Postal Union (UPU) la agencia especializada de las Naciones Unidas y el principal foro del sector postal para la cooperación internacional. Para conmemorar esa efeméride, la ONU ha designado el 9 de octubre como Día Mundial del Correo.

El correo postal incluye cartas, paquetes y postales. Actualmente el sector del correo vive un periodo de transición en el que trata de adaptarse a un mundo online donde cartas y postales cada vez están más en desuso debido al auge de los correos electrónicos. Mientras los servicios postales tratan de reinventarse y ofrecer nuevos productos y servicios que se enmarquen dentro de la era de la digitalización, cada vez son más las personas que optan por volver a escribir una carta y enviarla a través del buzón de correos.Un hábito que puede considerarse exótico o romántico en los tiempos que corren pero que quienes lo practican, lo defienden por varias razones:

- Escribir cartas muestra mayor interés. Disponer todo para redactar una carta acarrea más esfuerzo: elegir papel, hacer buena caligrafía, ir a la procura de un sello y enviarla a la persona correspondiente lleva más tiempo que mandar un email. La persona que lo recibe es consciente de ello y valora este trabajo.

- La expectación de quien abre el buzón. Abrir la bandeja del correo electrónico no es comparable a la idea de abrir el buzón y encontrar una carta. La emoción de abrir un sobre y encontrar un par de folios escritos a mano resulta muy reconfortante.

- La creatividad forma parte de las cartas. Escribir la carta con tintas de diferentes colores, dibujar figuras geométricas con el texto o incluir fotografías, entradas, pegatinas, marcapáginas o flores secas convierten tus palabras en algo más especial que sorprenderá a la persona que va a leerlas.

- Las cartas son para siempre. Seguro que alguna vez has oído hablar o incluso visto las cartas que se enviaban tus abuelos o padres. Son recuerdos que se convierten en tesoros desde el momento en que se reciben. Se guardan y se releen cientos de veces.

- La espera merece la pena. Es cierto, el correo electrónico es inmediato. Nada más hacer clic en el botón de enviar ya se encuentra en la bandeja de entrada del destinatario. Sin embargo, con las postales o las cartas es necesario esperar. En ese tiempo quien envía la carta puede fantasear con cómo la recibirá el destinatario y si este último sabe que está en camino buscará con emoción cada día en su buzón hasta que el sobre aparezca.

- Coleccionistas de sellos. Las colecciones de sellos destacan por su colorido, las historias que hay detrás de cada uno de ellos y sus diseños espectaculares.¿Por qué no empezar una colección a la vez que te pones al día con amigos que viven lejos?

- Penpals y postcrossing. Entre los amantes del correo postal hay varios grupos de personas que se dedican a cartearse o enviarse postales aunque no se conozcan entre sí. Estas comunidades reciben cartas de todo el mundo e incluyen fotos de sus lugares de origen o de sus familias a modo de presentación.

- Cartas para ti. Algunas personas optan por escribir cartas para ellas mismas. Escribir lo que sientes puede resultar reparador y ayuda a que nuestros pensamientos cojan perspectiva. Si ponemos sobre el papel algo que nos preocupa o que simplemente queremos recordar y lo enviamos por correo, al recibirlo podremos revisar en frío si nuestro punto de vista era correcto o si estaba equivocado.

Publicidad