142

Publicidad

Concierto Raphael

¿Cumplió las normas de seguridad el concierto de Raphael en el Wizink Center?

Este ha sido el segundo de los conciertos del artista y de nuevo con polémica sobre si su aforo era excesivo. ¿Se cumplió con la normativa en el concierto de Raphael?

Raphael celebró sus 60 años de carrera profesional anoche con un multitudinario concierto en el Wizink Center de Madrid. Ningún otro evento musical ha congregado a tanto público desde el comienzo de la pandemia de coronavirus.

Este ha sido el segundo de los conciertos y de nuevo con polémica sobre si su aforo era excesivo. El concierto de Raphael cumplió con las medidas de seguridad establecidas por el coronavirus y presentó un 25% de su aforo habitual, según aseguran desde el Wizink Center.

Las instalaciones se abrieron para esta ocasión "extremando las medidas de seguridad sanitaria para iniciar así la recuperación de la música en vivo, trasladando a la sociedad el mensaje de que la cultura es segura", asegura la organización.

Pese a que han asegurado que el cantante hubiese llenado el aforo del Wizink Center, por protocolo sanitario solo se le permitió un 25% de la capacidad total del recinto y fueron 4.368 personas las que llenaron los asientos habilitados, cuando por normativa se hubiese podido activar hasta el 40% del aforo, han señalado desde la sala.

"La norma establece un asiento de distancia entre el público, mientras que en esta ocasión la distancia se duplicó hasta dos asientos, lo que representa más de un metro de distancia, e incluso no se usaron las filas de delante y detrás del público asistente lo que aislaba totalmente a los grupos de asistentes", han apostillado.

En esta línea, han afirmado que como es habitual en los grandes conciertos, días antes del concierto se celebró la reunión de Seguridad en la Delegación de Gobierno de Madrid, en la que la Dirección de Seguridad del Wizink Center planteó el Plan de Seguridad del concierto, que recibió "el visto bueno tanto de la Delegación de Gobierno, como de Bomberos, Protección Civil y Policía Municipal", han manifestado desde la sala de conciertos.

"Lógicamente, era obligatoria en todo momento el uso de mascarilla y el público dispuso de un sistema informático para solicitar bebida y comida a sus asientos para evitar la circulación por los pasillos", han añadido.

Publicidad