Publicidad

Ha sido un momento agridulce. Desde este miércoles, Fer y Andrea están en el selecto club de los chefs con estrella Michelin pero la suya no ha brillado como las demás porque su restaurante, NuB, no tiene licencia de apertura.

El problema es que no cuenta con salida de emergencia, tal y como concluye un informe municipal que ordenó el cierre del local en junio del año pasado, como ellos mismos reconocen.

Desde entonces, según el Ayuntamiento, no han realizado ninguna obra. Los chefs confirman que ya trabajan para trasladar el restaurante a otro local. Allí esperan seguir triunfando entre fogones.

Ha sido un momento agridulce. Desde este miércoles, Fer y Andrea están en el selecto club de los chefs con estrella Michelin pero la suya no ha brillado como las demás porque su restaurante, NuB, no tiene licencia de apertura.

El problema es que no cuenta con salida de emergencia, tal y como concluye un informe municipal que ordenó el cierre del local en junio del año pasado, como ellos mismos reconocen.

Desde entonces, según el Ayuntamiento, no han realizado ninguna obra. Los chefs confirman que ya trabajan para trasladar el restaurante a otro local. Allí esperan seguir triunfando entre fogones.

Publicidad