Teatro

El color como arma contra la dictadura franquista

Quienes visitan Santiago de Compostela suelen llevarse una foto con la colorida estatua de las dos Marías en el parque de la Alameda. Una obra de teatro reivindica a estas dos excéntricas mujeres, víctimas de la dictadura, que convirtieron su vestuario, su maquillaje y sus paseos en un grito contra la represión.

Publicidad

En Santiago, muchos las recuerdan paseando por las rúas durante los sesenta y setenta. Suenan las campanadas de las dos en la torre de la Berenguela de la catedral, ellas salen de casa puntuales, van del ganchete. Por ahí bajan las hermanas Maruja y Coralia vestidas con un arcoíris de prendas, cada día distintas, siempre extravagantes. Lanzan piropos a los estudiantes que se apresuran a las tascas del 'Franco', les guiñan un ojo. Ellos les siguen el juego, se mofan de ellas. A las mujeres se las quedan mirando, con el ceño fruncido, las insultan…

A partir del estallido de la guerra civil, 'las dos Marías' vivieron de la caridad de una ciudad que dejó de hacerles encargos como costureras pero les ayudaba en secreto. Los compostelanos dejaban prestado en las tiendas para su comida, sus maquillajes de polvo de arroz y su carmín. No es conveniente que te relacionen con las hermanas de los sindicalistas de la CNT a los que busca la dictadura. La Policía Social se presentaba en la casa familiar, vejaba y torturaba a las hermanas para que desvelaran el paradero de los huidos.

"No soy psiquiatra y no puedo decir si tenían un trastorno mental, pero sí eran dos personas muy traumatizadas que generaron su propia máscara para poder sobrevivir". Lo cuenta Esther F. Carrodeguas autora de la obra teatral 'Las dos en punto' que se representa en las Naves del Español, en Madrid. En un trabajo excepcional, Mona Martínez y Carmen Barrantes nos trasportan al complejo mundo que crearon y en el que habitaron 'las Marías'.

En ellas reconocemos a miles de víctimas universales de la guerra, la represión y la violencia institucional. Mujeres que demostraron que, cuando solo queda el hambre, se puede mantener la dignidad simplemente con un paseo que han conseguido elevar a la categoría de mito.

*La obra ‘Las dos en punto‘, dirigida por Natalia Menéndez, se representa en Madrid en las Naves del Español hasta el 23 de mayo.

*Más información en Instagram, en @gabrielafresan