Chanel dedicó un último adiós a Karl Lagerfeld entre cabañas de madera y un decorado de nieve y montañas de nieve, en el Grand Palais de París, dos semanas después de su muerte, con un desfiles emotivo que contó con alguna de sus musas, como Cara Delevigne o la actriz española Penélope Cruz.

Más de un millar de invitados acudieron al acto, en el que se presentó la colección otoño-invierno 2019-2020, y que arrancó con un minuto de silencio en memoria del modista. Chanel recibió a los asistentes con un pequeño cartel de recuerdo, un dibujo de Lagerfeld a carboncillo en el que aparece hablando con Coco Chanel, fundadora de la casa, bajo el título 'El ritmo continúa'.

Amigos del diseñador, como Inès de la Fressange, quien fue su musa durante una década a partir de la entrada del alemán en Chanel en 1983, no se vio capaz de ir, según escribió en Instagram una amiga personal de la exmodelo, Sophie Fontanel. Sí asistió Naomi Campbell, que tuvo una entrada magistral en mitad del escenario blanco, una vez que todos los invitados estaban sentados. Apareció vestida con un traje en "tweed" dorado y negro de la línea "Métiers d'Art" de la firma.