Indignación en la entrada del festival Mad Cool ante los problemas de acceso por las grandes colas

Publicidad

MAD COOL 2018

Caos organizativo y unos inmensos Pearl Jam en el arranque del Mad Cool

Cara y cruz en la primera jornada del Mad Cool, por un lado Pearl Jam estuvo soberbio y la música sonó muy bien en todos los escenarios. Por otro, en la parte negativa, señalar el caos en el acceso al recinto, las largas colas de hasta más de una hora para entrar, la tardanza en las barras y la organización desbordada por el exceso de gente.

Juan Ceñal | Madrid
| 13.07.2018 14:13

El Mad Cool juega a ser el festival más grande de España y año tras año se empeña en ensuciar su leyenda. 80.000 personas iban ayer al nuevo y gigante recinto del festival junto al IFEMA ante una organización que se vio completamente desbordada. Hubo gente que pudo entrar bien al recinto sin demasiadas esperas pero hubo mucha, sobretodo la que venía del metro, que tardó entre una y dos horas en meterse dentro.

Los parkings estaban completos, atascos constantes, colas kilométricas, gente derribando vallas y cabreó generalizado. ¿Había poco personal gestionando la entrada? ¿Estaban cerrados algunos accesos o no había accesos suficientes para tanta gente? El festival calculó mal y espero que hoy los asistentes no vivan el mismo infierno para entrar.

Pero no todo fue negativo, y en la parte musical hay que alabar tanto al festival como a los grupos por el buen sonido y los conciertazos que ofrecieron. Más de diez años después Pearl Jam estuvieron inmensos, soberbios y apoteósicos, cualquier adjetivo se queda corto.

Un sonido redondo y potente que se escuchaba de lujo por muy lejos del escenario que estuvieras, un setlist, estilo grandes éxitos, salpicado de las mejores canciones del grupo y un Mike McCready gustándose con cada sólo de su guitarra.

Fueron más de dos horas de concierto en las que sonaron 24 temazos y en las que confirmaron que están a la altura de gente como Bruce Springsteen, AC/DC o Rolling Stones. Pearl Jam empezaron a principios de los 90 como uno de los abanderados del grunge desde Seattle y ahora son una gran banda de rock con mayúsculas.

Matt Cameron, Jeff Ament, Stone Gossard, Eddie Vedder y Mike McCready llevan toda una vida tocando juntos y eso se nota en el escenario. Sonaron los grandes himnos de "Ten", su legendario disco de debut, canciones como "Even Flow", "Black", "Jeremy" y "Alive" que el publico coreo con pasión.

Sonaron también temazos como "Corduroy", "Mind Your Manners", "Rearviewmirror" y la poderosa "Better Man". Además Eddie Vedder habló al público en Español, leyendo de un papel, en varias ocasiones y nos regaló un momento intimo, mágico y en acústico cuando cantó sólo "Just Breathe".

Hablo de festival grande, no sólo por las cifras de gente y porque el Mad Cool 2018 tiene uno de los mejores carteles en cuanto a nombres que yo he visto en España en la última década. Ayer arropando a Pearl Jam tocaron nada menos que Fleet Foxes, Tame Impala, Kasabian y Justice grupos que he visto ser cabeza de cartel de los mejores festivales de Europa y que aquí eran segundas espadas de lujo.

A un gran festival le pido buen ambiente, buen sonido y buenos conciertos como los de ayer. Pero si no hay una buena logística que haga que algo tan sencillo como que la gente pueda entrar cómoda al recinto o pueda pedirse una cerveza sin perderse medio concierto funcione, la cosa se desmorona.

Publicidad