Canciones con siglos de historia nunca antes escuchadas o cartas de amor propias del siglo de oro. Son tesoros que ya se pueden descubrir gracias a las becas Leonardo de la fundación BBVA.

Si quisieran escuchar este tipo música no podrían ya que son canciones del siglo XVII que nunca llegaron a grabarse. Cuatro siglos después, Rocío De Frutos ha conseguido que pasen -en un nuevo formato- a la historia.

"Tienen el suficiente interés para que este repertorio sea más conocido y también, el hecho de grabarlos puede romper esa barrera que a veces hay para que los intérpretes se acerquen a un repertorio nuevo", explica la joven.

Como el que compone Germán Alonso, con un lenguaje que hará sonar a la ópera como nunca antes. "Es una adaptación operística de una novela del siglo XIX", señala.

Sonidos antiguamente nuevos que quizá, en la era de la tecnología, inspiren a escribir cartas de amor como las que una profesora madrileña ha recopilado y estudiado, del siglo de oro. "Me planteé estudiar estas cartas porque eran de mujeres, era escritura femenina y porque no se conocían muchas cartas de mujeres cuyo tema fuese el amor", ha asegurado.

Sentimientos y sonidos que traspasan siglos y llegan hasta nuestros días gracias a todos ellos, premiados con las becas Leonardo de la fundación BBVA.