Se llena así el mayor vacío lingüístico que existía actualmente en la expansión del libro español más traducido de la historia, al ser vertido al fin al único idioma del mundo hablado por más de 200 millones de personas que no contaba con una traducción íntegra.

La encargada de realizar tan ímproba tarea ha sido la traductora y lingüista Apsanti Djokosujatno, que trabajó cerca de un año y medio en hacer la obra magna de Cervantes legible para los indonesios. Para ello, ha contado con la ayuda de las traducciones francesa e inglesa, ya que se trataba de la primera obra que traducía del español, según ha revelado a Efe en conversación telefónica la indonesia, de 78 años y doctora por la Universidad Nueva Sorbona de París.

Apsanti asegura que la traducción fue muy difícil porque hay muchas palabras del castellano antiguo que no tienen un "sustituto satisfactorio" en el indonesio moderno, una lengua hermana del malayo, que se habla en Malasia y otros países del sudeste asiático.La reconocida académica indonesia ha traducido sobre todo a autores franceses como Julio Verne o Albert Camus, pero asumió la responsabilidad de traducir el Quijote por la importancia del libro, que ella considera capaz de llegar "a todo tipo de lectores".

El "Quijote" se ha traducido de manera íntegra o parcial a más de 140 lenguas y variedades lingüísticas diferentes, entre las que se encuentran el inglés, hindi, chino, árabe, bengalí, francés, alemán, portugués o ruso, según el Instituto Cervantes.

Sin embargo, muy pocos jóvenes indonesios tienen referencias españolas más allá de los equipos de fútbol y pilotos de MotoGP, mientras que el "Quijote", que ya fue adaptado en una versión reducida a mediados de los cincuenta, es conocido principalmente en círculos intelectuales.

Las traducciones de autores españoles son muy reducidas, con algunas excepciones, como partes de las obras de Federico García Lorca o Luis Sepúlveda, y a nivel educativo el país no cuenta aún con ningún departamento de español en las universidades públicas.