Paella valenciana

Así hay que preparar y comer la paella valenciana, declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial

Te damos las claves principales para cocinar una paella valenciana tal y como manda la tradición.

Así hay que preparar y comer la paella que ha sido declarada bien de interés cultural inmaterial

Publicidad

La paella valenciana se ha declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial. Según el decreto "la paella es el epicentro de la tradición gastronómica valenciana, un elemento vertebrador que, junto con su elaboración y relevancia cultural del territorio español, se ha convertido en una de las marcas mundiales más prestigiosas". Un plato calificado como "el arte de unir y compartir". Es la comida de una casa valenciana un domingo, la de las Fallas o la de la Romería de la Magdalena de Castellón, la paella siempre está presente cuando de celebrar se trata en Valencia. Ahora bien, ¿cómo hay que prepararla?

Consejos para preparar una buena paella valenciana

Aunque son numerosas las variedades de paella que existen, hay algunos aspectos comunes. Al parecer, desde sus orígenes se ha transmitido la práctica de repartir el arroz sobre el caldo dibujando una cruz, de manera que se distribuya de forma equivalente. Algo que no se aconseja es remover el arroz en el momento en el que se está cocinando para conseguir que el arroz quede suelto. Por otro lado, se aconseja que la capa de los ingredientes que se añaden sea fina.

¿Cómo hay que comerse la paella?

En la actualidad es totalmente normal ver a una persona comer una paella con un tenedor y también con una cuchara, se suele dejar a elección del usuario. Sin embargo, si apelamos a la tradición, la paella ha de comerse con cuchara. Antiguamente, las cucharas eran de madera y las usaba siempre la misma persona.

Orígenes de la paella valenciana

Los orígenes de la paella se sitúan a la Albufera de Valencia y hay que remontarse al año 330 a.C. con las incursiones índicas de Alejandro Magno, que trajo el arroz a Europa. Este plato se cocinaba para alimentar a los campesinos y huertanos de la zona. El arroz no se sembró en grandes cantidades en Valencia hasta que llegaron los árabes.

Publicidad