Jeroglíficos

Publicidad

Irán

Un arqueólogo francés consigue descifrar una lengua muerta que se hablaba en el actual Irán hace más de cuatro milenios

François Desset ha conseguido resucitar uno de los idiomas más antiguos del mundo, el 'elamita', lengua oficial del Imperio Persa. El arqueólogo ha tardado una década en traducir los símbolos que se utilizaban durante el imperio elamita.

El 'elamita' fue la lengua oficial del Imperio Persa del siglo IV al VI a. C., una lengua muerta que ahora un arqueólogo francés ha logrado descifrar. Una década le ha llevado a François Desset interpretar los símbolos grabados en objetos de arcilla y cerámicas descubiertas en Irán durante 1901.

François Desset es miembro del Laboratorio Archéorient de Lyon y desde 2014 imparte clases como profesor en la Universidad de Teherán en Irán. La cuarentena provocada por la pandemia del coronavirus le brindó el tiempo necesario para continuar con su trabajo de traducción de una de las lenguas más antiguas del mundo que empezó 10 años atrás.

El galo ha confirmado a la revista Sciences et Avenir, especializada en divulgación científica, que el escrito había sido imposible de leer "durante 120 años por no haber encontrado la llave". Algo que este 2020 ha conseguido gracias a un exhaustivo trabajo de investigación y la colaboración de otros tres compañeros, Kambiz Tabibzadeh, Matthieu Kervran y Gian-Pietro Basello.

Se descubrió en las ruinas de Susa

El descubrimiento de la existencia del 'elamita' se produjo en unas ruinas de la ciudad de Susa, donde ya en 1901, los arqueólogos encontraron una serie de vasijas con unos símbolos que nadie sabía descifrar.

Jarrones gunagi escritos en 'elamita'

Para el experto francés, el 'clic' se produjo en 2017 durante el análisis de un corpus de ocho textos escritos en jarrones de plata, calificados como "jarrones gunagi". Estos objetos presentaban secuencias de signos que se repetían y que el arqueólogo concluyó que se trataba de los nombres propios de dos gobernantes elamitas y de la divinidad local Napirisha. Esto fue lo que le permitió establecer la relación con las palabras encontradas.

Dos escrituras hermanas

El arqueólogo advierte que el 'elamita' es un idioma especial que se caracteriza por ser una escritura puramente fonética con signos que señalan sílabas, consonantes y vocales y que se escribía de derecha a izquierda y de arriba a abajo. La descodificación supone además otro gran descubrimiento: "Gracias a estos trabajos puedo afirmar que la escritura no apareció primero en Mesopotamia exclusivamente, aparecieron dos escrituras en dos regiones diferentes al mismo tiempo. No se trata de una escritura madre y su hija, como se creía hasta ahora, son dos escrituras hermanas".

Publicidad