Gillette ha querido arriesgar con su última campaña de publicidad en la que critica las actitudes que relacionan el papel del hombre, en opinión de algunos, como alguien violento, no emocional y sexualmente agresivo.

En el anuncio televisivo aparecen hombres tratando de imponer su autoridad sobre el resto. Desde el 'bullying' que se genera en las aulas cuando uno es pequeño, hasta el jefe que quiere volver a explicar lo que su empleada ha dicho en una reunión al resto de compañeros. Además, el spot hace referencia directa al movimiento feminista #MeToo.

"No podemos escondernos de ello. Ha estado sucediendo demasiado tiempo. No podemos reírnos, teniendo las mismas viejas excusas", se escucha en un fragmento del anuncio, que concluye con una reflexión en la que se alude a los niños: "Porque lo que los niños ven ahora, será lo que les haga ser los hombres de mañana".

En las redes sociales, el anuncio ha provocado críticas y apoyo de muchos usuarios; que no han tardado en mostrar su opinión sobre la campaña publicitaria.