Elche

Analizan una pieza arqueológica de la época ibera que encontró un agricultor en Elche

La pieza pertenece al siglo V a.C. Tras los análisis se ha concluido que fue la armadura de un guerrero de jerarquía militar. Su exposición al público se valorará cuando finalicen las tareas de estudio sobre el fragmento.

Publicidad

El Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) analiza una talla de piedra de la época ibera, de gran interés arqueológico y en muy buen estado. La encontró un agricultor, Manuel Ibáñez, en 2018 en la pedanía El Derramador de Elche (Alicante). La pieza formó parte de la armadura de un guerrero hace más de 2.000 años.

El fragmento tiene 45x31 centímetros y pertenece a la cintura y el glúteo derecho de un guerrero y conserva una parte del cinturón, aunque mínimamente. Se puede apreciar las protección enlazada por correas, lo que revela que perteneció a un personaje de la jerarquía militar.

"No existe una pieza con la misma calidad"

Tras el descubrimiento, y al sospechar de su valor histórico, Ibáñez informó al yacimiento de La Alcudia (Elche) y al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que depositó la pieza en el MAHE y la puso a disposición de la Conselleria de Cultura para su valoración. El MAHE colabora con el Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación (IVCR+i) en el análisis de este valioso fragmento escultórico.

El director del MAHE, Miguel Pérez, ha explicado que se trata de un fragmento que corresponde al siglo V a.C., una época de la que "no existe una pieza con la misma calidad en otros guerreros conocidos hasta el momento". Aunque su identificación fue problemática, los especialistas del MAHE determinaron su autenticidad al estudiarla.

Esta semana se pasará a la siguiente fase con un estudio no invasivo de la pieza en las instalaciones del MAHE para comprobar si existen restos de policromía, lo que indicaría en caso afirmativo que la pieza estuvo decorada. Se consideran como técnicas no invasivas la microscopía portátil, y también se empleará la fluorescencia de rayos X portátil. Cuando las tareas de análisis hayan finalizado se valorará su exposición al público.

Publicidad