Esta categoría, mejor corto de ficción, iba a entregarse en la publicidad. Nuestro Sorogoyen nominado a los Oscar no hubiera podido hacer su discurso en televisión de haber ganado.

Además otras disciplinas tan indispensables como la fotografía, el montaje y el maquillaje y la peluquería, tampoco.

Grandes cineastas como Socrsese, Tarantino, Del Toro o hasta el nominadísimo Cuaron por "Roma" pusieron el grito en el cielo.

La Academia dice ahora que vale, que no, que aunque sea larga la fiesta, todos recibirán el mismo trato.

A una semana de la ceremonia, vuelve la polémica, la otra fue esta el pasado año fue el del #Meetoo.

Siempre ha habido mucha tela que cortar en torno a esta ceremonia. Incluso actores que dijeron de forma muy peculiar NO a la estuilla.

Marlon Brandon no fue el único, Woody Allen o George Scott plantaron a la estatuilla a la que siempre le acompaña el glamour, la alegría de ser el galardonado y por supuesto, la polémica.