Biólogos marinos embarcados en una misión de la NOAA graban por primera vez en el Atlántico un kraken, un calamar gigante. Este animal es conocido como el monstruo de las profundidades marinas.

No es común encontrarlo ya que intenta esquivar cualquier tipo de encuentro. Sin embargo, esta vez se aproximó a una de las cámaras subacuáticas que llegó a rodear con sus tentáculos.

El encuentro se produjo después de solo cinco despliegues de la cámara denominada Medusa, durante una singladura nocturna, en las aguas de la isla de El Hierro, Canarias. La cámara se encontraba a 500 metros de profundidad cuando el calamar gigante la atacó y la zarandeó con sus largos tentáculos durante siete segundos.

Los científicos estiman que este espécimen tiene una envergadura de más de 3,7 metros de largo y podría pesar más de 300 kilos, como se aprecia en el vídeo difundido por la NOAA.

 

Se trata de un hito histórico ya que hasta ahora solo se había conseguido restos de estos seres marinos. La investigación se centra en el canal marino que une Tenerife y la Gomera, considerado por los científicos un punto caliente de cefalópodos gigantes.