Rusia

Rusia lanza al espacio a una actriz y a un productor de cine para grabar una película

La actriz Yulia Peresild y el productor Klim Shipenko viajarán a la Estación Espacial Internacional junto a un cosmonauta, Anton Shkaplerov, para grabar desde allí los fragmentos de una película.

Publicidad

Rusia comienza a grabar fragmentos de una película desde el espacio. La actriz Yulia Peresild y el productor Klim Shipenko viajan a la Estación Internacional Espacial junto a Anton Shkaplerov, un cosmonauta.

El lanzamiento se realiza desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajstán. La nave espacial Soyuz MS-19 hará un viaje rápido en dos órbitas para acoplarse al módulo Rassvet. Se unirán al comandante de la Expedición 65, Thomas Pesquet, de la ESA (Agencia Espacial Europea), los astronautas de la NASA, Mark Vande Hei, Shane Kimbrough y Megan McArthur, Aki Hoshide, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, y los cosmonautas de Roscosmos Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov.

La NASA ha anunciado este lanzamiento novedoso con el que tratan de grabar partes de una película desde el espacio.

En la siguiente fotografía aparecen los tres a bordo de la nave de la tripulación Soyuz MS-19. Al parece, estarán allí más de una semana y su función será grabar el primer largometraje de ficción filmado en el espacio.

En el vídeo de la noticia se puede ver el momento del despegue desde Kazajstán.

Publicidad

Trasplantan un riñón de cerdo a un ser humano

Trasplantan un riñón de cerdo a un ser humano

Un equipo médico de un hospital de Nueva York consiguió, por primera vez en la historia, unir temporalmente el riñón de un cerdo a un ser humano. El riñón hizo lo que se supone debía hacer, filtrar los desechos y producir orina, sin provocar rechazo. Es un paso decisivo para los llamados xenotrasplantes, los trasplantes de órganos de animales a seres humanos.

Hay menos oxígeno disponible debido a la desaceleración de la rotación de La Tierra, según un estudio

La Tierra se ha oscurecido en 20 años

La Tierra comenzó a oscurecerse hace dos década, así lo revela un estudio elaborado por un grupo de científicos, incluidos españoles. Todavía no tienen suficientes datos para saber si es una cuestión pasajera.