El pasado sábado por la noche se detectaron múltiples rayos en un radio de 482 km del Polo Norte, según ha informado el Servicio Meteorológico Nacional de EEUU. Los impactos ocurrieron entre las 4 y las 6 de la tarde, hora local, a unas 1.110 km al norte del delta del río Lena en Siberia, dijo el NWS.

"Este es uno de los rayos más al norte en la memoria del pronosticador de Alaska", dijo el servicio meteorológico a través de un mensaje de Twitter. Según publica Weather.com, los rayos de verano que se registran en el Ártico son raros y, a menudo, no están tan al norte como el evento climático del sábado.

 

El meteorólogo del NWS en Alaska, Ryan Metzger, ha asegurado en una entrevista al Washington Post que "no diría que nunca que esto ha sucedido antes, pero ciertamente es inusual, y llamó nuestra atención". Si bien ningún evento climático puede vincularse directamente con el calentamiento global, los científicos dicen que el cambio climático causado por el hombre está aumentando la frecuencia del clima extremo.

Y no son solo tormentas eléctricas raras las que golpean el Ártico, también fueron vistos incendios forestales en imágenes de satélites desde el este de Siberia hasta Groenlandia y Alaska en julio. Los científicos expresaron preocupación dada la magnitud de esos incendios.