Nora se encuentra en una pequeña área habilitada para que se recupere de la intervención a la que ha sido sometido un hueso de su húmero que estaba roto.

La osa polar ha sido sorprendida revolcándose y rodando de un lado a otro sobre el hielo. De momento, está alejada de su hábitat habitual para evitar que sea lastimada por el resto de sus compañeros mientras juegan.

Sus cuidadores no han dudado en grabar la escena y publicarla en las redes sociales donde ha enternecido a muchos usuarios.