Astronomía

La NASA confirma que lo consiguió: la sonda DART logró desviar el rumbo de un asteroide

Noticia histórica que puede salvar a la humanidad en el futuro. La NASA confirma que logró desviar un asteroide con la ayuda de la sonda DART, algo inédito en la historia.

Publicidad

Misión cumplida. Con toda la ilusión del mundo, la NASA ya ha confirmado que su objetivo de desviar un asteroide ha sido completado con éxito. La sonda DART sobrevivía en el espacio con el firme objetivo de desviar la trayectoria de un meteorito, intentando así comprobar si la humanidad podría defenderse en el futuro del impacto de un asteroide que pudiera provocar una desgracia en la humanidad, tal y como les ocurrió a los dinosaurios, que acabaron extinguiéndose.

Al fin, y después de mucho trabajo, lo que en un principio pareció un sueño, ya es una realidad: la NASA ha conseguido su objetivo y la humanidad tiene en su mano un nuevo recurso para poder protegerse de los maleficios del cosmos. El temor que muchos veían que un día podía hacerse realidad, ya parece estar más cerca de extinguirse, puesto que este hito en la astronomía pone muy cerca al ser humano de lograr un 'escudo' para proteger al planeta.

Precisamente, para el 13 de abril de 2029, se prevé que pase muy cerca de la Tierra el temido asteroide 99942 Apophis, que, según han indicado algunos científicos, podría llegar a impactar en nuestro planeta en el año 2036. Con esta misión exitosa que ha llevado a cabo la NASA, resulta casi imposible que dicho asteroide pueda llegar a causar una desgracia en nuestro planeta, en el hipotético caso de que tenga muchas posibilidades de impactar.

¿En qué consistió esta histórica misión?

Cuando la NASA anunció su objetivo de frenar un asteroide con ayuda de una sonda espacial, todas las miradas quedaron puestas en el día del lanzamiento. La NASA llevaba unos días complicados tras tener que posponer su misión Artemis I por unas condiciones meteorológicas desfavorables, pero tenía buenas sensaciones con este proyecto, el cual ha terminado por ser toda una reivindicación de las aspiraciones espaciales de Estados Unidos.

El asteroide, llamado Dimorphos, de un total de 153 metros de longitud, estaba a apenas 23.000 kilómetros de la Tierra cuando chocó contra la sonda y circulaba a una impresionante velocidad de siete kilómetros por segundo. Cuando impactó contra la sonda, la NASA dio por concluida su misión, pero debía seguir la trayectoria del asteroide para confirmar que había logrado desviarse su rumbo. Y este martes, dos semanas después de completar la misión, el objetivo final se ha dado por cumplido.

¿Será la Tierra inhabitable en el futuro?

La Agencia Espacial Europea ya ha puesto fecha al posible 'fin de ciclo' en la Tierra. El motivo se basa en que, cuando desaparezca el Sol, es muy probable que la Tierra se vaya junto a él. De hecho, una de las teorías más extendidas entre los científicos es la posibilidad de que, dentro de varios miles de millones de años, el Sol se convierta en una gigante roja que se lleve por delante a varios planetas, entre los cuales estará la Tierra, además de Mercurio, Venus, y probablemente Marte.

Si esos pronósticos se cumplen, y el Sol sigue creciendo en tamaño, es probable que la Tierra deje de ser habitable. El Sol tiene una temperatura de 6.000º C, el triple que había en el núcleo de la central nuclear de Chernóbil. Por lo tanto, si el ser humano ya se quema la piel teniendo al Sol a una distancia total de 150 millones de kilómetros, una distancia reducida a tan solo 50 millones de kilómetros podría ser letal para la humanidad.

Publicidad