Publicidad

Obituario

Muere Michael Collins, el astronauta del Apolo 11 que viajó a la Luna con Neil Armstrong y Buzz Aldrin

Michael Collins ha muerto a los 90 años por un cáncer, según el comunicado oficial de su familia. El astronauta participó junto a Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la primera misión espacial que viajó a la Luna en 1969, si bien él no pisó la superficie lunar.

Michael Collins, el astronauta que participó en la primera misión espacial que colocó al hombre en la Luna con el Apolo 11, ha muerto este miércoles de un cáncer a los 90 años. En un comunicado emitido por su familia, explican que Collins “pasó sus últimos días en paz, con su familia a su lado. Mike siempre afrontó los retos de la vida con gracia y humildad, y afrontó este, su último reto, de la misma manera”.

El 'astronauta olvidado'

Collins participó junto a Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la primera misión que pisón la Luna en julio de 1969, si bien él no pisó la superficie lunar. Por ello, a menudo el 'astronauta olvidado', ya que se se quedó atrás y pilotó el módulo de mando.

Collins, junto con Neil Armstrong y Buzz Aldrin, partió de Cabo Cañaveral (Florida) el 16 de julio de 1969 rumbo a la Luna como parte del programa Apolo de la NASA. Desde allí despegó el cohete Saturno V que transportaba la nave con los tres astronautas que llegaron a la Luna el 20 de julio.

Collins dejó la NASA en 1970 y ocupó un cargo de relaciones públicas en la Secretaría de Estado, teniendo que lidiar con los conflictos de Vietnam y Camboya, las protestas nacionales y los gravísimos incidentes de la universidad de Ken State.

Poco después Collins empezó a trabajar en el Museo del Aire y el Espacio, en Washington, que fue en 1976. De ahí Collins pasó a asumir un cargo en el consejo de la Smithsonian Institution y después en la industria aeroespacial, primero como directivo y, al final, constituyendo su propia empresa de asesoría.

Revive aquí el especial de Antena 3 Noticias 'El hombre en la Luna, 50 años' con los que conmemoramos el medio siglo de uno de los mayores hitos de la historia contemporánea.

Publicidad