Parecen plásticos pero en realidad son seres vivos e invertebrados. Su aspescto es gelatinoso pero son inofensivos. Se tratan de las salpas, miles de ellas han invadido las playas de Axarquia y la costa de Granada.

Estos animales no se ven en el mar ya que son trasparentes y miden unos 10 centímetros, pero parecen más largos porque se unen unas con las otros y forman hileras.

 

Estos animales se alimentan de fitoplancton y algas microscopicas portadoras de carbono. El motivo por el que no están en el mar de debe al temporal de los días pasados.