Este martes se mostraban al mundo unas imágenes de una osa polar rendida y exhausta por Siberia, en Rusia. Es una de las consecuencias de los efectos que el cambio climático está provocando en el planeta.

Puede que sea la forma más gráfica de ver las consecuencias del calentamiento global en el ártico. Los científicos calculan que la temperatura en este punto va a subir hasta 5 grados de aquí a 2050, provocando la subida del nivel del mar medio milímetro al año.

La consecuencias llegarán a España y habrá zonas de costa inundadas. Y así lo comprobamos con imágenes de las playas de Marbella o Benidorm.

Por ejemplo, al noreste de Groenlandia hace unos años se registraron máximas de poco más de 3 grados. Ahora, en esa misma zona, el mercurio marca 14 grados más.

En 2015 cerca de 200 países firmaron el acuerdo de París para tratar de frenarlo aunque EEUU tomó la decisión de salirse de la cumbre.