28

Publicidad

Planetas

Júpiter y Saturno, protagonizan una conjunción histórica que lleva 400 años sin suceder y no se repetirá hasta 2080

Júpiter y Saturno se alinean esta noche, un fenómeno astronómico que se produce cada 20 años y que en esta ocasión se verá más cerca que nunca.

Esta noche se podrá ver en el cielo la Estrella de Belén, la misma que llevó a los Reyes Magos hasta el portal de Belén. Un símbolo de la Navidad que es en realidad un fenómeno astronómico: Júpiter y Saturno se alinean hasta parecer un mismo planeta, brillando de una forma muy peculiar.

Aunque este fenómeno se produce cada 20 años, en esta ocasión se verá más cerca que nunca, de hecho hace 800 años desde la última vez que se vio tal y como lo observaremos hoy. Esa alineación no se repetirá hasta 2080.

Se trata de una conjunción muy interesante por la proximidad de los dos planetas, que se situarán a "solo" 810 millones de kilómetros, un acontecimiento astronómico que ha movilizado a numerosas instituciones científicas y sociedades astronómicas de todo el mundo para hacer observaciones y retransmisiones del evento en vivo. Coincidirá además la alineación de la Tierra con Júpiter y Saturno con el solsticio de invierno -el día más corto y la noche más larga del año.

Varias instituciones científicas, investigadores, aficionados y divulgadores han programado numerosos espacios y retransmisiones -aunque no habrá concentraciones presenciales- para la contemplación de una alineación que culminará el lunes y que será visible, si el cielo lo permite, a simple vista, pero que será "perfecta" con prismáticos o telescopios sencillos, con los que se podrán incluso distinguir los numerosos satélites de Júpiter o los anillos de Saturno.

Las órbitas de Júpiter y Saturno producen conjunciones cada veinte años, pero raramente tan cerca como la que se va a registrar este año, según el investigador Ricardo Hueso, miembro del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco, que ha apuntado que una alineación parecida no se producía desde 1623, aunque entonces fue más difícil de observar debido a la cercanía "aparente" de los dos objetos al Sol.

La presidenta de la Federación de Asociaciones Astronómicas de España, Blanca Troughton, ha incidido en lo fácil que va a resultar observar a simple vista esta conjunción, incluso en lugares -como las grandes ciudades- con mucha contaminación lumínica, ya que los dos planetas destacan entre los objetos más brillantes del cielo nocturno.

Publicidad