Desde el 9 de agosto el fuego arrasa la selva tropical del Amazonas. De momento se desconocen las causas aunque se habla de que ha sido intencionado.

La concentración de CO2 provocada por los más de 40.000 focos está extendiéndose en gran parte de América del Sur, afectando en su mayoría a Brasil, Perú y Bolivia. Mientras que el Amazonas genera el 20% del oxígeno de todo el planeta y ahora mismo está siendo devorado por el fuego.

De acuerdo con el INPE, los focos de incendio tan sólo en la última semana han afectado 68 áreas protegidas por ser reservas ambientales o indígenas principalmente en la Amazonía. El Parque Nacional de la Chapada dos Guimaraes, en Mato Grosso, ya perdió el 12% de su vegetación, mientras que la cobertura vegetal en la Reserva Indígena Parque do Araguaia, igualmente en el estado amazónico de Tocantins, ha sido diezmada por el fuego.