Este 20 de julio se cumplen 50 años desde que el ser humano llegase a la Luna, concretamente el astronauta de la misión Apolo XI Neil Armstrong, seguido de Edwin Aldrin, a bordo del aterrizador Eagle. La misión se envió al espacio el 16 de julio, llegó a la superficie de la Luna el 20 de julio de 1969 a las 17.39 horas UTC y al día siguiente logró que Armstrong y Aldrin caminaran sobre la superficie lunar.

El Apolo 11 fue impulsado por un cohete Saturno V desde el complejo de Cabo Kennedy, en Florida. La misión está considerada como uno de los momentos más significativos de la historia de la Humanidad y la Tecnología, según la NASA.

La tripulación del Apolo 11 se completaba con Michael Collins, que quedó orbitando la Luna a bordo del módulo de mando Columbia, al que el módulo de aterrizaje se reacopló tras abandonar la superficie lunar con numerosas muestras y volver a la Tierra.

Armstrong fue el primer ser humano que pisó la superficie del satélite, el 20 de julio de 1969 a las 2:56 (UTC) al sur del Mar de la Tranquilidad (Mare Tranquillitatis). Al tocar la superficie Armstrong pronunció una de las frases más conocidas de nuestro tiempo: "Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la Humanidad".

Además de astronauta, Neil Armstrong era también era ingeniero aeroespacial, piloto militar, piloto de pruebas y profesor universitario. Realizó su primer vuelo espacial en 1966 como piloto al mando de Gemini 8. En diciembre de 1968 se le ofreció comandar la misión Apolo XI. Meses antes de la misión, se decidió que Armstrong sería el primero en descender por el diseño del módulo lunar: la escotilla se abría hacia dentro en el lado derecho y ello dificultaba que el piloto del módulo, Aldrin, saliera primero.

El 24 de julio, los tres astronautas lograron un perfecto amerizaje en aguas del Océano Pacífico, poniendo fin a la misión espacial más trascendental hasta hoy en día

Así llegaron los tres astronautas a la luna

Dentro del módulo estaban de pie, sujetados con cinturones Armstorng y Aldring, Michael Collins les esperaba en la cápsula que les devolvería a la tierra. Estuvieron seis horas dentro antes de que se desplegara la escalerilla que permitió a Neil Armstrong esa famosa pisada. El hombre había cruzado la ultima frontera. Han pasado cincuenta años y aún no hemos puesto el pie mas lejos.

La cápsula de mando y el modulo lunar, el Aguila, se separan a 100 kilómetros de la Luna. Collins se queda orbitando el satélite y Amstrong y Aldrin se dirigen hacia la superficie.

Se pasan de la zona prevista de alunizaje y el control de Houston se plantea abortar la misión. El ordenador empieza a fallar y apenas tienen combustible. Amstrong decide pasar a piloto manual y desliza el 'Águila' por encima de unas rocas.

Tras unos minutos eternos, llega el éxito. "Houston, aquí base Tranquilidad. El águila está en la luna". Los técnicos de la Nasa respiran por fin, "gracias … teníamos a gente roja aquí…." El módulo estaba en el llamado Mar de la Tranquilidad, y Amstrong y Aldrin reciben la orden de descansar varias horas.

Tras activar las cámaras del módulo, Amstrong se dispone a pisar la Luna. Tras comunicar que el suelo apenas se hunde y que es como polvo, salta sin miedo y pronuncia la frase histórica."Un pequeño paso para un hombre un gran salto para la humanidad", que dijo Amstrong. Veinte minutos después le sigue Aldrin, que queda maravillado: "Qué magnífica desolación".

Primero plantan su bandera y dejan un mensaje de paz terrícola por si hubiera vida extraterrestre. Cientos de millones de personas les siguen por televisión en todo el mundo. Durante dos horas, los astronautas recogen muestras y desarrollan varios experimentos. Luego regresan al 'Águila' y abandonan el satélite. Tres horas y media después los tres nuevos héroes vuelven a estar juntos y emprenden el camino de vuelta a casa.