Glaciar

Publicidad

coronavirus

El hielo de los glaciares recibe el impacto del coronavirus

Según un científico de la Universidad de Ohio State la reducción drástica de emisiones a la atmósfera de dióxido de nitrógeno por el parón industrial y de comunicaciones durante la pandemia dejará huella en estos gigantes de hielo

El hielo de los glaciares de todo el mundo, sin perturbaciones durante siglos, muestra cambios en el funcionamiento de las sociedades a lo largo de la historia, y es probable que tenga un registro del impacto actual de la pandemia de coronavirus Covid-19 para las generaciones futuras, afirma un científico de la Universidad de Ohio State.

Lo que nos cuentan los glaciares

La historia de cómo la pandemia de coronavirus está afectando a las sociedades de todo el mundo todavía se está desarrollando, pero el hielo que se sigue amontonando en los campos de hielo de gran altitud en todo el mundo, así como en Groenlandia, casi seguramente está recogiendo evidencias físicas, químicas y biológicas de esta etapa de la vida en la Tierra, informa Lonnie Thomson, profesor de Ciencias de la Tierra.

Reducción de gases contaminantes

Durante la crisis del coronavirus las grandes ciudades, también las españolas, han visto la reducción drástica de emisiones a la atmósfera de dióxido de nitrógeno por el parón industrial y de comunicaciones durante el presente confinamiento mundial. Lonnie Thomson, investigador científico, recuerda que núcleos de hielo reunidos de diferentes lugares del mundo muestran cambios similares al mismo tiempo. Por ejemplo, el hielo del Huascarán en Perú y el hielo de la meseta tibetana en las montañas del Himalaya, así como el hielo del Kilimanjaro en Africa, todos muestran evidencia de una sequía hace alrededor de 4.200 años, la misma firma de cambios en el polvo, los productos químicos y niveles de isótopos, a medio mundo de distancia.

El hielo habla

Los grandes núcleos de hielo también muestran la Peste, también conocida como la Peste Negra, una pandemia a mediados del año1300 que sigue siendo la más mortal registrada en la historia humana. En algunos glaciares, el hielo que se formó durante los años de la Peste contiene menos plomo que el hielo que se formó durante los años anteriores, probablemente porque las actividades de minería y fundición disminuyeron bruscamente durante ese tiempo, al igual que hoy está ocurriendo con la pandemia del coronavirus Covid-19.

Publicidad