La biotecnológica  empezará la fase final de su vacuna contra el COVID-19 en julio

Publicidad

Medicina

El futuro de las vacunas: sin agujas, las tomaremos como si fueran un caramelo

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas ha creado un sistema capaz de sustituir a las vacunas con agujas.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Texas, en Austin (Estados Unidos) ha creado un sistema único e innovador que permite administrar vacunas sin necesidad de utilizar agujas. Un avance que podría llegar a implantarse en el mercado coincidiendo con la pandemia global por coronavirus, por la que científicos del mundo entero trabajan sin descanso para lograr una vacuna.

Así lo explica Maria Croyle, profesora de Farmacia en la Universidad de Texas, donde detallaba el desarrollo de la investigación y los beneficios de este nuevo descubrimiento.

"Mi grupo de investigación ha desarrollado un método novedoso para estabilizar virus vivos y otros medicamentos biológicos en una película de disolución rápida que no requiere refrigeración y puede administrarse por vía oral", sostiene la doctora.

El estudio, recogido por la revista científica 'Science Advances', podría suponer una mejora en el "acceso global a las vacunas y otros medicamentos biológicos", ya que su proceso de creación "es relativamente simple" y los ingredientes “para hacer la película son económicos”.

Tras más de 450 pruebas en apenas un año, los investigadores dieron con una formulación que "podría suspender virus y bacterias en una película despegable”, donde las vacunas con agujas serían sustituidas por una posología oral en forma de lámina, que sería ingerida como un “caramelo duro", afirma Croyle. Los científicos comenzaron a desarrollar esta tecnología en el año 2007 y fue inspirado por "un documental sobre cómo se puede preservar el ADN de los insectos y otros seres vivos durante millones de años en ámbar", comenta la experta en el escrito.

Implantación y ventajas

La doctora Croyle mantiene que esta nueva tecnología podría llegar a implantarse en el mercado en los próximos dos años y además de las ventajas que supone para el proceso de distribución es sostenible para el planeta.

"Nuestra película, por el contrario, puede ser distribuida por personal de salud equipado con solo un sobre que contiene la vacuna. Una vez tomada, no dejará rastro", concluía la experta en el artículo firmado por ella misma en el medio digital.

Publicidad