Imagen de un ensayo clínico en un laboratorio

Publicidad

Coronavirus

Finaliza con éxito la prueba inicial de un tratamiento experimental contra el coronavirus con el fármaco remdesivir

Gilead Sciences Inc., compañía biotecnológica estadounidense, ha comunicado resultados prometedores contra el coronavirus en sus primeros ensayos con su antiviral remdesivir. Peru un estudio realizado en hospitales de Wuhan (China), publicado por 'The Lancet', se muestra menos optimista y asegura que el remdesivir "no está asociado con beneficios clínicos significativos".

La empresas biotecnológicas y médicas continúan buscando tratamiento y la tan ansiada vacuna contra el coronavirus. A la espera de esa vacuna, hay empresas como Gilead Sciences Inc., compañía biotecnológica estadounidense, que ya trabajan en un posible tratamiento médico para pacientes con COVID-19.

La buena noticia ha llegado este miércoles cuando Gilead Sciences Inc. ha comunicado que el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (Niaid, en inglés) ha completado una primera prueba exitosa de un fármaco experimental a base del antiviral remdesivir como posible tratamiento contra el coronavirus que causa la COVID-19.

"Tenemos entendido que la prueba ha completado su primera meta", indica en un comunicado la firma sobre el fármaco remdesivir, y añade que el Niaid dará más detalles sobre los resultados de los ensayos.

El compuesto antiviral de Gilead Sciences Inc., que se está probando con varios pacientes afectados por COVID-19, no ha sido testado para el tratamiento de enfermedad alguna, pero ya se usó también de manera experimental con pacientes afectados por ébola.

La empresa, con sede en Foster City (California), ha aclarado que remdesivir no tiene licencia ni se ha aprobado en alguna parte del mundo "y todavía no ha demostrado que sea seguro o efectivo para el tratamiento de COVID-19".

"Gilead compartirá en breve los datos adicionales sobre remdesivir a partir de las pruebas de la compañía con COVID-19 grave", añade el comunicado. "Este estudio proporcionará información acerca de si un tratamiento más breve, de cinco días de duración, puede tener una eficacia y seguridad similares al tratamiento de diez días en la prueba de Niaid y otras en curso".

Gilead indica que espera tener para finales de mayo datos de un segundo estudio de evaluación de la eficacia de dosis de cinco y diez días en pacientes con COVID-19 moderada.

Un estudio realizado en China frena el optimismo de Gilead

Pero el optimismo de la bioteconológica estadounidense contrasta con lo que se afirma desde China. Y es que un estudio realizado en hospitales de Wuhan (China), publicado por 'The Lancet', asegura que el remdesivir "no está asociado con beneficios clínicos significativos".

Sin embargo, los autores advirtieron de que la interpretación de sus resultados es limitada, porque la prueba tuvo que detenerse al no poder reclutar suficientes pacientes debido a la fuerte disminución de los casos en China. Por eso, concluyen en un comunicado, que hacen falta más evidencias de otros ensayos clínicos en marcha para "entender mejor si remdesivir puede proporcionar beneficios clínicos significativos".

¿Qué es el Remdesivir?

Remdesivir es un análogo nucleótido con actividad en un amplio espectro antiviral tanto in vitro como con animales de laboratorio en modelos contra múltiples patógenos virales emergentes, incluido ébola, Marburg, MERS y SARS, explica Gilead.

"Las pruebas in vitro conducidas por Gilead han demostrado que remdesivir es activo contra el virus que causa COVID-19", comenta. "Ahora se evalúa en múltiples pruebas clínicas, la seguridad y eficacia de remdesivir para el tratamiento de COVID-19".

En febrero los Institutos Nacionales de Salud (NIH) habían anunciado el comienzo en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, en Omaha, de una prueba clínica aleatoria para evaluar la eficacia de remdesivir en adultos hospitalizados con diagnóstico de COVID-19.

La primera persona participante en la prueba fue un estadounidense repatriado y puesto en cuarentena a bordo del crucero Diamond Princess, que había hecho escala en Yokohama (Japón), y quien se ofreció como voluntario para el estudio, afirma el NIH.

Publicidad