120.00

Publicidad

Coronavirus

Un extracto de algas supera al remdesivir contra el coronavirus

Un extracto de algas comestibles ha superado al medicamento remdesivir. La investigación es el último ejemplo de una estrategia que los investigadores del CBIS del Instituto Politécnico Rensselear están desarrollando contra el coronavirus.

En resumen

  • El investigador principal es Jonathan Dordick, que colabora con Robert Linhardt

El remdesivir es un antiviral que ralentiza la producción de nuevas partículas de virus y hace que una infección se extienda con menos rapidez. Empezó a desarrollarse en 2009 y se puso a prueba en los pacientes enfermos de ébola. Ahora se utiliza contra el coronavirus y los pacientes en estado grave se recuperan en una media de cuatro días antes de lo habitual. Pero, un extracto de algas comestibles ha superado a este medicamento.

Extracto de algas contra el coronavirus

En una prueba de efectividad antiviral contra el virus, un extracto de algas comestibles ha superado al remdesivir. Un artículo publicado en Cell Discovery analiza la actividad antiviral en tres variantes de la heparina y dos ducoidanos (RPI-27 y RPI-28) extraídos de algas marinas.

Dicha investigación es el último ejemplo de una estrategia que los investigadores del Centro de Biotecnología y Estudios Interdisciplinarios (CBIS) del Instituto Politécnico Rensselear están desarrollando contra el coronavirus. El investigador principal es Jonathan Dordick, profesor de ingeniería química y biológica en el Instituto Politécnico Rensselaer, y Robert Linhardt, profesor de química y biología química de Rensselaer, que está colaborando con Dordick para desarrollar la estrategia señuelo.

Algunos investigadores señalan que se ha demostrado que esta técnica funciona también contra otros virus como el dengue, el zika y la gripe A.

Robert Linhardt señala: “El pensamiento actual es que la infección por Covid-19 comienza en la nariz, y cualquiera de estas sustancias podría ser la base de un aerosol nasal. Si simplemente pudiera tratar la infección temprano o incluso tratarla antes de tener la infección, tendría una forma de bloquearla antes de que ingrese al cuerpo ".

Al estudiar los datos de secuenciación del SARS-CoV-2 reconocieron varios motivos en la estructura de la proteína espiga que prometían un ajuste compatible con la heparina.

"Esta emocionante investigación de los profesores Dordick y Linhardt se encuentra entre varios esfuerzos de investigación en curso en CBIS, así como en otros lugares de Rensselaer, para abordar los desafíos de la pandemia de coronavirus a través de nuevos enfoques terapéuticos y la reutilización de medicamentos existentes", apunta el director de CBIS Deepak Vashishth.

Publicidad