49

Publicidad

Clonación

Elizabeth Ann, el primer hurón clonado con éxito en Estados Unidos

Elizabeth Ann es la primera hembra de hurón de patas negras clonada en Estados Unidos. Se trata de una especie que se encuentra en peligro de extinción.

Elizabeth Ann, una hembra de hurón nacida el 10 de diciembre de 2020 ha hecho historia. Es la primera especie en riesgo de extinción clonada con éxito en Estados Unidos. Lo ha hecho el Centro de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos (US Fish and Wildlife Service, en inglés), según informó la asociación el 18 de febrero.

El animal fue clonado a partir de las células congeladas de Willa, un hurón de patas negras que vivió hace más de tres décadas. En la actualidad, esta especie se encuentra en peligro de extinción, puesto que la raza desciende de siete animales, lo que supone todo un desafío genético para recuperar la especie.

La clonación fue posible gracias a un estudio genómico que reveló que el genoma de Willa tenía el triple de variaciones únicas que los hurones de patas negros vivos en la actualidad. De este modo, la reproducción de Elizabeth Ann podría proporcionar una diversidad genética única en la especie.

La asociación lleva meses explorando soluciones para recuperar esta especie, un hito que ha conseguido de la mano de científicos del zoo de San Diago, la Asociación de Zoológicos y el centro eEvive & Restore, entre otros.

Una investigación esperanzadora

"El Servicio buscó la experiencia de valiosos socios de recuperación para ayudarnos a explorar cómo podríamos superar las limitaciones genéticas que dificultan la recuperación del hurón de patas negras", ha señalado la directora del Centro Nacional de Conservación del hurón de patas negras, Noreen Walsh.

La investigación iniciada en 2018 es preliminar, pero los resultados abren la puerta a la supervivencia de animales nativos estadounidenses. "La clonación genética exitosa no disminuye la importancia de abordar las amenazas basadas en el hábitat para la especie", ha advertido Walsh.

Por eso, el centro también ha puesto en marcha un plan de recuperación del hurón de patas negras mediante técnicas de reproducción asistida.

El tesoro ecológico que supone Elizabeth Ann está siendo monitorizado de cerca en Estados Unidos. La cría de hurón vive con una madre sustituta transferida de otro centro y no conviven con otros hurones de patas negros hasta que termine toda la investigación. De hecho, el éxito en esta clonación ha animado al centro a clonar más ejemplares en los próximos meses.

Publicidad