Los astronautas Walter Cunningham y Charles Duke hablan de su experiencia cuando Armstrong y Aldrin pisaron la luna aquel 20 de julio de 1969. Cuentan la emoción que sintieron y cómo ese gran paso para la humanidad marcó sus vidas.

"Estoy en casa, sé dónde quiero ir, sé qué hay aquí, así que fue un sentimiento de pertenencia, pero también fue de asombro, emoción, aventura", describe Duke. También explican lo difícil que fue esa misión: "La gente no tendrá ni idea de lo difícil que fue, por ejemplo, hacer que la primera misión de Apolo salga", cuenta Cunningham.