Publicidad

Mallorca

Dos buceadores hallan una misteriosa esfera gelatinosa en las aguas de Mallorca

Los científicos creen que las esferas pertenecen al calamar Illex coindetii, más comúnmente conocido en España como calamar de pota, y sirven para proteger a las crías que hay dentro de la cápsula de los depredadores.

La naturaleza sigue sorprendiéndonos con sus mecanismos para sobrevivir. En este caso hablamos del misterio de las esferas gigantes, de un metro de diámetro, en el fondo del mar, que dos buceadores han encontrado en aguas de Mallorca.

José Fernández y José Coronel realizaban una de sus tantas inmersiones en en mar Mediterráneo al norte de la Isla Dragonera, cuando descubrieron algo que no habían visto nunca en su vida. Una esfera gigante de textura gelatinosa apareció ante ellos. Toda una sorpresa para los buceadores, quienes en un principio pensaron que se trataba de un alga capturada dentro.

Puesta por un calamar

A varios metros de profundidad y con un diámetro de un metro fueron encontradas estas misteriosas esferas que tiene intrigados a los científicos. Parece ser que la misteriosa esfera ha sido puesta por una hembra de calamar y se cree que dentro de ella se alojan decenas de huevos. El objetivo de la cápsula no es otro que el de proteger a las crías de cualquier posible depredador.

José Fernández ha reconocido ser "una sorpresa" el hallazgo, mientras que José Coronel ha afirmado que en un primer momento le pareció "como un alga capturada que estaba dentro".

A la espera del análisis del ADN

Una esfera como esta ya fue avistada hace unos meses en aguas de Noruega. Los científicos escandinavos creen que las esferas las pone el calamar 'Illex coindetii', más comúnmente conocido en muchos lugares de España como calamar de pota.

Este tipo de calamares, que pertenece a la familia Ommastrephidae, abundan en el Mediterráneo y a ambos lados del norte del Océano Atlántico.

Para poder afirmar esta teoría de que la esfera sirve de protección para los huevos hay que esperar a los resultados del análisis ADN de la cápsula. Hasta entonces, el misterio sigue abierto.

Publicidad