Investigadores del Instituto Karlinska, Suecia, han descubierto un nuevo órgano receptor sensorial en la piel que es sensible a la irritación ambiental peligrosa. Se compone de células gliales con múltiples protuberancias largas y que colectivamente forman un órgano similar a una malla dentro de la piel. Este órgano es sensible al daño mecánico doloroso, como recibir un golpe.

El estudio describe cómo se ve el nuevo órgano sensible al dolor, cómo está organizado junto con los nervios sensibles al dolor en la piel y cómo la activación del órgano produce impulsos eléctricos en el sistema nervioso. En los experimentos, los investigadores también bloquearon el órgano y notaron una acusada disminución a la hora de detectar el dolor.

"Nuestro estudio muestra que la sensibilidad al dolor no se produce solo en las fibras nerviosas de la piel, sino también en este órgano sensible al dolor recientemente descubierto. El descubrimiento cambia nuestra comprensión de los mecanismos celulares de la sensación física y puede ser importante en el comprensión del dolor crónico", dice Patrik Ernfors, profesor del Departamento de Bioquímica y Biofísica Médica del Instituto Karolinska e investigador principal del estudio.

 

Casi una de cada cinco personas experimenta dolor constante y existe una gran necesidad de encontrar nuevos analgésicos. Sin embargo, la sensibilidad al dolor también es necesaria para la supervivencia y tiene una función protectora.