Los científicos alertan del rápido crecimiento de 'la puerta del infierno', el cráter de Siberia

Publicidad

Ciencia

Alertan del rápido crecimiento de 'la puerta del infierno', el gigantesco cráter de Siberia

Los expertos explican que esta estructura geológica de Rusia, conocida como 'la puerta del infierno', crece en tamaño hasta metros por año. Ya mide cerca de un kilómetro y que podría convertirse en un abismo.

El cráter de Batagaika, en Rusia, conocido también como 'la puerta al infierno' sigue aumentando poco a poco cada día más. Así lo ha explicado el investigador principal de la Facultad de Geología de la Universidad Estatal de Moscú, Vladímir Sívorotkin,

Se trata de una estructura geológica emplazada en Siberia Oriental que crece en tamaño hasta 30 metros por año, según apunta en una entrevista en el diario ruso Vechérnyaya Moskvá.

Este especialista señala que el tamaño del cráter, que mide un kilómetro de largo, 800 metros de ancho y hasta 100 metros de profundidad, depende de la forma en la que actúa el permafrost con el medio ambiente. El permafrost​ es la capa de suelo permanentemente congelado de las regiones muy frías como la tundra.

En este sentido, esta "puerta al infierno" va aumentando cuando las capas superiores se descongelan, lo que produce que se destruya la superficie. Por tanto, el cráter va quedando al descubierto con el derretimiento del hielo en el suelo permanentemente congelado de esta región.

Además, el proceso se ve agilizado debido al calentamiento global en el Ártico que produce manchas anormales de calor en esa región. El aumento de temperatura y las inundaciones produjeron que el permafrost empezara a derretirse, algo que alerta a los científicos por los corrimientos constantes de tierras.

Una estructura geológica única

El origen geológico del cráter de Batagaika comenzó en la década de los 60. La rápida desforestación en la región implicó que en los meses de verano el terreno dejó de estar protegido por la sombra de los árboles.

Los científicos afirman que se trata de una ventana única al pasado, un registro detallado de historia de la Tierra. Las capas de sedimento expuestas desvelan cómo fue el clima en la región durante 200.000 años.

Publicidad