Coronavirus

Cambios en la córnea del ojo, el nuevo síntoma del coronavirus persistente

Un nuevo estudio indica un posible nuevo síntoma del coronavirus persistente, cambios en la córnea del ojo. Se trata de la pérdida de fibras nerviosas y del aumento de células inmunitarias.

Ojo de color verde

Publicidad

Los síntomas del coronavirus persistente son invisibles a la vista. Sin embargo, un estudio llevado a cabo por científicos de Reino Unido, Turquía y Qatar ha descubierto un nuevo síntoma del coronavirus una vez la enfermedad ha finalizado.

Se trata de la pérdida de fibras nerviosas y del aumento de células inmunitarias clave en la superficie del ojo, en la córnea. El coronavirus prolongado hace referencia a una amplia variedad de síntomas que hasta el 30% de los pacientes padecen mucho después de recuperarse de una infección aguda.

Los cambios en la córnea del ojo se dieron entre los pacientes que tenían síntomas como la pérdida del gusto o del olfato, dolor de cabeza, mareos, entumecimiento y dolor neuropático, según la investigación publicada por el British Journal of Ophtalmology.

Técnica de láser no invasiva

La córnea es una cúpula transparente que forma la superficie frontal del ojo y que cubre el iris y la pupila. El daño a los nervios en la córnea se puede detectar mediante una técnica láser no invasiva llamada microscopía confocal corneal.

El equipo investigador utilizó esta técnica para ver si se podía identificar el daño del nervio corneal y el aumento de células dendríticas en casos de coronavirus prolongado.

Compararon los resultados de 40 pacientes con infecciones de coronavirus, con las observaciones de las pruebas de 30 personas sanas que nunca habían pasado la enfermedad.

Se trata de un estudio pequeño que no puede confirmar que el coronavirus en realidad causase las anomalías corneales de estos pacientes. Sin embargo, los vínculos constituyen una evidencia adicional de cómo la infección por coronavirus puede contribuir a problemas neurológicos y neuropáticos.

Publicidad