La bola de fuego pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia

Publicidad

Proyecto SMART

Una bola de fuego pasa sobre España a 82.000 kilómetros por hora

Debido a la gran luminosidad de la bola de fuego este fenómeno se ha podido ver a más de 400 kilómetros de distancia. La roca se empezó a avistar sobre el cielo de Cáceres y se llegó a ver en varios puntos de Andalucía.

Una bola de fuego ha pasado sobre España a 82.000 kilómetros por hora, según ha recogido el proyecto SMART desde los observatorios astronómicos de Huelva, Sevilla y La Hita (Toledo). El fenómeno ha sido avistado desde Andalucía, Extremadura y varios puntos de Castilla-La Mancha.

Según ha informado el investigador principal del proyecto SMART, José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), la bola de fuego ha sido avistada sobre las 3:43 horas de la pasada madrugada. Las imágenes, que han sido grabadas desde varios puntos, muestran una roca procedente de un asteroide que cruza el cielo de media España a una velocidad estimada de unos 82 mil kilómetros por hora.

Avistamiento de meteorito en A Coruña

Hace una semana, varios vecinos de A Coruña llamaban de madrugada a los servicios de emergencia argumentando que habían visto varios objetos no identificados cruzando el cielo gallego.

En este caso, a las pocas horas del avistamiento, los expertos aclararon que eran restos de la sonda Yoyuz, entrando en la atmósfera tras el despegue desde Kazagistan en una misión para traslado de suministros a la Estación Espacial Internacional.

Detectada por la Red de Bólidos y Meteoritos

Según las primeras opiniones de los expertos, la bola de fuego se ocasiona cuando un trozo se ha desgajado de un asteroide de mayor tamaño y ha entrado en la atmósfera a gran velocidad en la noche. Los detectores del proyecto SMART han detectado al objeto.

Se trata de detectores que forman parte de la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (SWEMS). El objetivo de estos detectores es monitorizar la presencia o movimiento de cualquier objeto que cruce nuestra atmósfera o impacte contra ella, como ha sucedido en este caso. Seguir la pista a cualquier roca que entre en la atmósfera terrestre procedente del Sistema Solar y analizar su trayectoria, velocidad o composición.

La bola de fuego se inició a una altitud de unos 89 kilómetros sobre el centro de la provincia de Cáceres y desde allí avanzó en dirección noreste, extinguiéndose a una altitud de unos 34 kilómetros sobre el nivel del suelo. Al parecer, en este caso, ningún fragmento del bólido consiguió llegar a tierra, se extinguió sobre el cielo en su pasada sobre Extremadura y Andalucía. Debido a su gran luminosidad pudo verse desde más de 400 kilómetros de distancia.

Publicidad