110.997167

Publicidad

Coronavirus

Así es la carrera hacia la vacuna contra el coronavirus entre Rusia, China, Estados Unidos y Reino Unido

Rusia registraba la primera vacuna contra el coronavirus aunque la OMS lo trata con cautela al no haber sido revisada. No obstante, varios países continúan con la creación de la vacuna para su comercialización.

La vacuna de Rusia contra el coronavirus era uno de los proyectos más avanzados, pero hay muchas en estudios, vamos a repasar algunas de ellas.

La OMS reconoce 139 proyectos que ya han encontrado un candidato a vacuna y se encuentran en diferentes fases. Tras la noticia de Rusia de que ya la tienen aprobada, hacemos repaso entre los diferentes países que trabajan en la carrera por la vacuna.

Rusia ha sido la primera en tener la vacuna aunque con las reticencias de la OMS que dice que habrá de revisarse ya que de las tres fases que han de pasar los ensayos, Rusia solo ha notificado la primera.

Aun así ya son 20 los países que la han solicitado. En Estados Unidos se está trabajando en la vacuna con seis proyectos independientes. Donald Trump, presidente de EEUU, anunció que están muy cerca de aprobar la primera, la de Moderna, y que el ejército está preparado para suministrarla a los americanos.

La del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford es, según los expertos, la que tiene la vacuna más avanzada a nivel mundial. La propia líder del proyecto ha probado la vacuna en sus trillizos de 22 años estudiantes de bioquímica. Este proyecto cuenta con Bill Gates como uno de sus grandes benefactores.

Por último, China también destaca en la carrera por la creación de la vacuna contra el coronavirus. Tiene varios proyectos en marcha, pero se sabe que el laboratorio SONOPHARM la ha desarrollado y que se están haciendo pruebas ya en varios países.

Un escalón por debajo, aún en fase preclínica, varios paíeses. Entre ellos España que cuenta al menos con una decena proyectos, la más avanzada, la de Luis Enjuanes que lidera el estudio avalado con un consorcio de tres empresas y el CSIC.

Publicidad