El calentamiento del planeta también entiende de clases y los más ricos pagarán para librarse de inundaciones, hambre y sequías, pero los pobres no podrán huir. Por eso, según Naciones Unidas, la humanidad se enfrenta a un 'apartheid climático'.

Los números hablan por sí solos: 140 millones de personas en países en vías de desarrollo perderán sus hogares en 2050 y conformarán lo que ya se conoce como 'refugiados climáticos', es decir, desplazados forzosos por condiciones derivadas del clima.

El tercer mundo pagará el 75% del coste del cambio climático cuando solo son responsables del 10% de las emisiones de dióxido de carbono. El Sahel y el cuerno de África, países en Latinoamérica o países del sudeste asiático serán los más afectados, y los niños los que más sufrirán las consecuencias. La mitad de los refugiados censados del mundo son menores de edad.

Malos pronósticos

En 2017 hubo 24,2 millones de desplazados de 118 países por desastres naturales, según la organización internacional Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC por sus siglas en inglés). Un año después, un informe del Banco Mundial (BM) alerta de que en 2015 los refugiados climáticos serán mas de 140 millones de personas procedentes sobre todo de África, Asia y América Latina. Otras entidades internacionales como PNUMA aumentan la cifra de personas desplazadas en 2050 a 250 millones.

El citado informe del BM dice que los "migrantes por motivos climáticos" se sumaran a los millones de personas que se desplazan por razones económicas, políticas y sociales lo que según ACNUR será un factor desestabilizador de la paz en el mundo.