El cambio climático y sus consecuencias son ya una realidad. Este lunes, un estudio publicado en la revista 'Nature Climate Change' y liderado por la Universidad de Tufts en Massachusets, Estados Unidos, ha revelado que "sin acción inmediata" y "un poco de suerte" no será viable un futuro climático "tolerable".

Este estudio analiza los resultados de un nuevo modelo informático en el que que se han cruzado los datos sobre la naturaleza de la atmósfera con las consecuencias de las políticas pasadas y actuales.

A diferencia de otros modelos, éste contempla el impacto de la evolución de factores de incertidumbre como el crecimiento de la población, de la economía o el avance tecnológico en el clima. El objetivo del estudio es conocer los "futuros posibles" y estudiar sus consecuencias para que los gobiernos puedan tomar mejores decisiones.

El resultado ha sido que, excepto en los supuestos más optimistas, va a ser extremadamente difícil no sobrepasar el aumento de 2 grados centígrados de media en el planeta para 2100, cifra que los expertos establecen como el límite para un contexto climático "tolerable".

Jonathan Lamontagne, el principal autor del estudio, afirma que "las consecuencias del calentamiento severo pueden ser terribles" y defiende que no podemos basar las políticas contra el calentamiento global en los escenarios más optimistas, ya que suponen una minoría. En cambio, defiende la importancia de actuar y prepararse mediante políticas contundentes para el mayor número de alternativas posibles.

Desde el estudio, concluyen que para evitar un futuro catastrófico, será necesario producir energía neutra en carbono y en esperar que la sensibilidad de la atmósfera a este elemento sea baja. También recuerdan que pese a que haya muchos factores que condicionan el cambio climático, la acción humana es el principal.