La víctima asegura que la tenía amenazada

Se llama Desirée, tiene 25 años y su futuro se ha visto truncado para siempre tras ser agredida por otra joven en Las Palmas de Gran Canaria. Su agresora, que se enfrenta a 10 una condena de 10 años, actuó por celos. La apuñaló en la espalda, en el cuello y en los ojos. Los policías que acudieron al lugar afirman que nunca habían visto una escena igual.

Desirée no consigue borrar de su mente la imagen de la mujer que la agredió.

Esta joven hondureña llegó a Gran Canaria con el objetivo de labrarse un futuro.

En su camino se cruzó con Rosa Angélica, que mantenía una relación con el hijo de la mujer a la que Desiré cuidaba desde 2016.. Según relató en el juicio la propia agresora, el hombre se esmeró en celarla con Desiré, enseñándole incluso fotografías de la víctima, y asegurándole que había contratado a una mujer más guapa que ella.

Desiré empezó a sentir miedo de Rosa, que la acosaba telefónicamente. Se planteó denunciarla, pero llegó a hacerlo. En abril de 2017, Rosa esperó a Desiré en el portal en el que trabajaba y la acuchilló hasta dejarla en silla de ruedas.

El abogado de Desiré no duda de que, el hombre que celaba a Rosa con Desiré, debería tener algún tipo de responsabilidad en lo ocurrido.

Pendientes de conocer la condena, Rosa, que se despidió en la última vista oral del juicio de esta singular forma, podría pasar diez años en prisión.