El carril bici previsto en Paseo de Chil, en la capital grancanaria, ha puesto en pie de guerra a los vecinos. No están en contra de su implantación, pero sí de cómo se ha proyectado, eliminando más de un centenar de aparcamientos. Piden que se paralicen las obras hasta que el Ayuntamiento no les garantice el mantenimiento de las plazas.

Piden que se paralicen las obras

Es el controvertido carril bici de Paseo de Chil, que ha despertado las críticas vecinales por la supresión de casi 200 plazas de aparcamiento, en una zona que de por sí, aseguran los afectados, tiene bastante déficit.

Ya ocurrió en el Paseo de San José, donde las críticas pusieron también en duda el sistema elegido por el Consistorio para trazar las rutas ciclistas.