Publicidad

VECINOS EN PIE DE GUERRA

Vecinos de la capital grancanaria se oponen a la ampliación de una torre de la luz

La torre va a aumentar 6 metros de altura y a doblar el alto voltaje que pasa por sus cables. Los vecinos temen por su salud y creen que la ampliación es contraria a la ley. La compañía les dice que paguen ellos el soterramiento de los cables.

Esta es la torre de la polémica. Lleva décadas aquí y sus cables transportan 33.000 voltios. Ahora, la compañía eléctrica quiere cambiarla por otra 6 metros más alta y con el doble de tensión. Los vecinos tienen miedo. 
Estos son los restos del aislante de vidrio que cayó hace unos meses sobre un coche. No ha sido el único incidente. El viento mueve los cables, situados a sólo unos pocos metros de las casas. Los vecinos creen que no se cumple la normativa.  Los habitantes del barrio han propuesto que se traslade la línea unos metros o se entierre, pero les contestan que moverla es muy caro y que si quieren soterrarla deben pagar ellos el medio millón de euros que cuesta. De momento la ampliación está parada por el propietario del terreno en la que está la instalación.La nueva torre invadiría además la carretera principal del barrio.

Publicidad

Minerva Hernández Hernández, con la fantasía 'Vida'

Minerva Hernández, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria: "Lo primero que se me vino a la cabeza fue el agradecimiento a todo mi equipo"

Este fin de semana, el carnaval está en su apogeo en buena parte de España. El de Las Palmas de Gran Canaria vivía anoche uno de los momentos más esperados, la elección de su reina de las fiestas. Una noche llena de emoción para las jóvenes candidatas.

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Una vivienda de okupas causa pánico entre los vecinos de Molino de Viento

Peleas, drogas e incluso incendios son algunas de las situaciones que viven cada día los vecinos de Molino de Viento, en Las Palmas de Gran Canaria. Denuncian que la inseguridad les está llevando a abandonar el barrio y que ni la entidad bancaria propietaria de la vivienda ni el consistorio toman medidas para solucionar el problema.