Publicidad

El terremoto que se produjo hace 10 días en Japón, fue detectado por los sismógrafos de Canarias. Y eso que estamos a 13.000 kilómetros de distancia.    El sismógrafo del complejo arqueológico de la Cueva Pintada de Gáldar detectó el devastador terremoto de Japón, un país ubicado en las antípodas de las islas. Esta es la gráfica registrada por este dispositivo. El yacimiento cuenta con un sismógrafo para evaluar las vibraciones del entorno del antiguo poblado aborigen.Una vez recogidos, los datos del sismógrafo se codifican en un laboratorio ubicado en Tenerife.El sismógrafo y el sistema de transmisión cuesta 20.000 euros.

El terremoto que se produjo hace 10 días en Japón, fue detectado por los sismógrafos de Canarias. Y eso que estamos a 13.000 kilómetros de distancia.    El sismógrafo del complejo arqueológico de la Cueva Pintada de Gáldar detectó el devastador terremoto de Japón, un país ubicado en las antípodas de las islas. Esta es la gráfica registrada por este dispositivo. El yacimiento cuenta con un sismógrafo para evaluar las vibraciones del entorno del antiguo poblado aborigen.Una vez recogidos, los datos del sismógrafo se codifican en un laboratorio ubicado en Tenerife.El sismógrafo y el sistema de transmisión cuesta 20.000 euros.

Publicidad