Publicidad

Esta pequeña aula es muy especial, aquí se trabajan los sentidos: las luces, la música y el tacto de los materiales están diseñados para estimular a los alumnos de un centro de educación especial de Tenerife.

Son alumnos con pluri deficiencias que descubren con emoción como pueden cambiar los colores de esta lámpara o sentir algo muy especial tumbados en esta cama de agua que vibra con la música. Alumnos y familiares aplauden estas nuevas terapias, la clase sensorial va a estar muy solicitada
De este modo ha sido inaugurada el aula de estimulación que descubrirá nuevas sensaciones a una veintena de alumnos.

Esta pequeña aula es muy especial, aquí se trabajan los sentidos: las luces, la música y el tacto de los materiales están diseñados para estimular a los alumnos de un centro de educación especial de Tenerife.

Son alumnos con pluri deficiencias que descubren con emoción como pueden cambiar los colores de esta lámpara o sentir algo muy especial tumbados en esta cama de agua que vibra con la música. Alumnos y familiares aplauden estas nuevas terapias, la clase sensorial va a estar muy solicitada
De este modo ha sido inaugurada el aula de estimulación que descubrirá nuevas sensaciones a una veintena de alumnos.

Publicidad