Publicidad

El surf se pone también al alcance de las personas ciegas. Lo hace de la mano de un profesor brasileño que ha diseñado una tabla adaptada que ahora trae a España. Tiene una superficie antideslizante, un relieve central y otras señales y surcos para dar al surfista ciego puntos de referencia sobre la tabla.

Dos de estas tablas han sido cedidas a la ciudad de las palmas de gran canaria para comenzar un programa de integración de los discapacitados visuales a través del surf. De momento la prueba un voluntario con los ojos vendados. Con algo de esfuerzo, consigue ponerse en pie y surfear.

Es una experiencia totalmente distinta a lo que conocía hasta el momento.

Esa misma experiencia se quiere transmitir a los invidentes a través de empresas y escuelas de surf para que por primera vez puedan saber qué se siente al navegar sobre las olas.

 

El surf se pone también al alcance de las personas ciegas. Lo hace de la mano de un profesor brasileño que ha diseñado una tabla adaptada que ahora trae a España. Tiene una superficie antideslizante, un relieve central y otras señales y surcos para dar al surfista ciego puntos de referencia sobre la tabla.

Dos de estas tablas han sido cedidas a la ciudad de las palmas de gran canaria para comenzar un programa de integración de los discapacitados visuales a través del surf. De momento la prueba un voluntario con los ojos vendados. Con algo de esfuerzo, consigue ponerse en pie y surfear.

Es una experiencia totalmente distinta a lo que conocía hasta el momento.

Esa misma experiencia se quiere transmitir a los invidentes a través de empresas y escuelas de surf para que por primera vez puedan saber qué se siente al navegar sobre las olas.

 

Publicidad