Publicidad

Conocen todas las compañías, modelos, el horario de llegada y salida de los aparatos, y no dudan en pasar una larga jornada bajo un sol de justicia, hasta sacar más de 400 fotos de despegues y aterrizajes en los aeropuertos canarios.

Se hacen llamar spotters. Dedican la mayor parte de su tiempo libre a fotografiar aviones. Este grupo utiliza los alrededores del aeropuerto de Gran Canaria. Aquí ocupan posiciones y a por la mejor imagen. Para ellos siempre existe un reto.

Saben perfectamente cuando uno de esos aviones extraños o poco habituales llegan hasta aquí.
Dicen que son como cazadores, a todo lo que vuela, disparan. Y aquí en canarias encuentran las condiciones perfectas.

En el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife también viven esta afición. Su asociación cuanta con más de 600 socios, que recuerdan sus  reivindicacionesEl resultado de tantas largas jornadas de trabajo, éste, fotografías que invitan a mirar de otra manera a estos grandes aparatos.

Conocen todas las compañías, modelos, el horario de llegada y salida de los aparatos, y no dudan en pasar una larga jornada bajo un sol de justicia, hasta sacar más de 400 fotos de despegues y aterrizajes en los aeropuertos canarios.

Se hacen llamar spotters. Dedican la mayor parte de su tiempo libre a fotografiar aviones. Este grupo utiliza los alrededores del aeropuerto de Gran Canaria. Aquí ocupan posiciones y a por la mejor imagen. Para ellos siempre existe un reto.

Saben perfectamente cuando uno de esos aviones extraños o poco habituales llegan hasta aquí.
Dicen que son como cazadores, a todo lo que vuela, disparan. Y aquí en canarias encuentran las condiciones perfectas.

En el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife también viven esta afición. Su asociación cuanta con más de 600 socios, que recuerdan sus  reivindicacionesEl resultado de tantas largas jornadas de trabajo, éste, fotografías que invitan a mirar de otra manera a estos grandes aparatos.

Publicidad